Segura más de una de ustedes se identifica con este ” titulo ” a la perfección. Tu hijo/a tiene 2 años, 3 quizás? Toma un juguete en su mano, una galletita o porque no? Hasta tu collar y lo  escuchas decir ” Es mío” acercando el objeto a su pecho. Bueno, no se si les estará pasando pero por esta zona pasa y mucho!  Oli está en ese momento de independencia total, donde viene un amiguito y si agarra su juguete se pone a gritar que es de ella y hasta llega a decir que no lo quiere compartir. Se pone difícil el tema.

Como madre siempre tuve bien en claro los valores de generosidad y solidaridad que le quiero transmitir a mi hija. Pero seamos sinceras.. esta fase no nos hace quedar bien, y menos si pasa adelante de otros. Lejos de quedarme con la culpa de que ” mi hija no comparte” decidí leer un poco más, y entender porque nuestros hijos en este momento en especial son tan reacios a compartir sus cosas.

Todo tiene una explicación y en este post les cuento para que no se sientan ni malas madres, o duden de como están actuando. Lo que debemos hacer es prestar atención a como nosotros en nuestro rol de padres, estamos actuando correctamente cuando actuan de esa manera.

Para entender esta etapa tenemos que entender como piensa un niño de 2 años, explica la psicóloga clínica Cristina Veira, autora del blog Madre y Autónoma . “Es una etapa de profundo egocentrismo, en el sentido más literal de la palabra. Todavía no son capaces de ponerse en el lugar del otro, ni a nivel emocional, ni cognitivo.”,

Básicamente nuestros hijos no entienden los tiempos, el significado de nunca o siempre, para ellos es lo mismo. La clave es que ellos entiendan que compartir no es sinónimo que lo van a perder.

Los si y los no de como actuamos nosotros ante esto:

Es importante que al momento de decirles” tenes que compartir” no sea solo el compartir porque si, está bueno desde nuestro lugar transmitir los valores, de porque tienen que compartir. Por ejemplo, yo con Oli le digo ” un ratito vos, y otro ratito fulanito”.  Lo que no debemos decir es: ” Si compartís te damos una sorpresa”. Ni que hablar de calificativos negativos, como ” Sos un egoísta”, ” Sos malo, prestale” Esto a la larga solo le va generar tristeza.

Otro punto que podemos implementar es el del ejemplo: ” Un caramelo, para mamá, otro para papá, y otro para Oli”, esto lo hacemos en casa bastante y quizás al principio cuesta pero después se vuelve hasta un juego y cede.

Hay muchas cosas, que está bueno que marquemos los limites, y enseñemos a que lo distingan porque una hamaca, el tobogán, o los juguetes de la escuela, no son de ella, y si de todos y hay que marcarlo.

Cuando los notamos enojado, está bueno, preguntarles que les pasa o intentar ponernos en su lugar ” ya sé que estás enojada, porque fulanita te sacó el lápiz o tu juguete, pero ella lo va tener un ratito y vos mientras tanto podes jugar con esto”.

Sé que muchas veces esto puede estar lejos de lo que implementamos como mamás, porque seamos honestas, a veces sentimos que nuestros hijos lo hacen de ” malos” pero no es así!!! Es una etapa  igual como les compartí la de los ” famosos terribles dos”. ) Lo importante siempre es acompañarlos explicándoles las diferencias de lo que está bien vs. lo que está mal.

Después madres, vamos aprendiendo día a día, pero espero que esta nota las ayude a entender un poco más de este comportamiento. A mi si!!! 🙂

¿ Sus hijos están en esta etapa?

2 Comentarios
  • Muy interesante la página uno no sabe aveces como actuar en distinta situaciones y como enseñarle lo mejor para el y para su alrededor el no compartir es un tema espero tener suerte con la nueva actitud después de leer esto para hacer lo mejor posible no es fácil el rol de mama

  • Estoy en esa etapa con mi hijo de dos años y medio ya aprendio a pedir prestado pero el problema es cuando un niño menor le quita algo q el tiene sigo hablandolo y leo todos los consejos gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *