Como ustedes ya saben, Oli va al jardín desde muy chiquita y siempre los miedos de cualquier mamá sobre (todo las que somos primerizas) es el tema de las enfermedades. Cuando le decía a alguien que ella a los 8 meses ya iba, lo primero que me preguntaban era: “¿No se re enferma en el jardín? Mi respuesta siempre fue y sigue siendo la misma… se enferma lo mismo que se puede enfermar si comparte una tarde en el teatro, o con hijos de amigos, primos o sale a la calle… y no por eso la dejo de sacar a pasear o llevarla a ver una obra. La clave para disminuir los casos, es cuidar el contagio… por ejemplo si vemos que nuestros hijos presentan síntomas… no mandarlos al jardín.

Como sé que esto es un tema que suele ser bastante importante.. me pareció interesante indagar sobre el tema así que acá les comparto información sobre las enfermedades más frecuentes en los jardines de infantes y como prevenirlas según el equipo pediátrico del Jardines Maternales Diálogos conformado por Dra. Laura Sor – MN 69801, Dra. Alejandra Levy – MN 104192,Dra. Daniela Pérez Bournissen – MP 446954.

¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes?

Catarros de vías superiores, resfríos: es por lejos el síntoma o enfermedad más frecuente entre los chicos que concurren al jardín. Se manifiesta por la aparición de goteo nasal  (mocos), otras veces puede manifestarse como tos o en los chicos más chicos como una vibración cuando se les toca el pecho, no asociada a dificultad respiratoria ni agitación. En ocasiones estos síntomas aparecen asociados a fiebre. El origen de este cuadro es virósico y en general, si no aparecen complicaciones, se cura sólo al cabo de algunos días.

Gastroenteritis: se trata de diarrea. Los bebés hacen caca más seguido y con una consistencia de  blanda a acuosa. Puede o no acompañarse de vómitos. También se trata de una enfermedad de origen virósico, y al cabo de unos días se cura sola. Durante la enfermedad es muy importante controlar que los niños se mantengan hidratados. Probablemente los niños tengan menos apetito de lo habitual y estén más decaídos.

Conjuntivitis: se manifiesta con uno o los dos ojos rojos y también  puede haber secreción amarillenta o lagrimeo. Puede ser de causa virósica, bacteriana, alérgica, irritativa, etc. Tanto la virósica como la bacteriana son altamente contagiosas. Y requieren tratamiento con gotitas oculares (COLIRIO) con antibióticos. En los casos más importantes deben ser controladas por el oftalmólogo.

-Otitis: se trata de una infección del oído medio. Generalmente es una de las complicaciones que ocurre en el transcurso de un resfrío o cualquier otro cuadro de vías respiratorias. Las características anatómicas del oído de los niños los hacen más propensos las otitis. Se manifiesta por dolor de oído y en el caso de los más chiquitos, lloran sin causa o presentan irritabilidad. Puede aparecer fiebre y en algunos casos se presente una secreción amarillenta (supuración) en el pabellón de la oreja. Requiere tratamiento con antibiótico indicado por el pediatra.

-Bronquiolitis y otros cuadros de vías respiratorias bajas: son cuadros que se inician tras algunos días de resfrío. Se manifiestan con dificultad para respirar, agitación, los bebés respiran más rápido y hacen fuerza con el pecho para respirar (se le marcan las costillas). Puede o no acompañarse de fiebre. Ante estos síntomas es importante consultar al pediatra a la brevedad.

Las docentes deben estar atentas a síntomas como fiebre, decaimiento importante, tos,  dificultad para respirar, ojos rojos o con secreción, irritabilidad, diarrea, vmitos, aparición de brotes cutáneos, especialmente si se asocian a fiebre. Sin embargo, más allá de estar atentos a síntomas, los papás y mamás tienen que  tener en cuenta que una alimentación adecuada de los niños y bebés es fundamental como factor de protección de enfermedades. La lactancia materna se encuentra entre los factores de prevención de la mayoría de las enfermedades antes mencionadas, principalmente porque a través de la lactancia  la mamá le pasa anticuerpos al bebé.

Buenas costumbres.  Es importante que los niños pequeños adquieran de chiquititos  hábitos de higiene como el lavado de manos y limpieza de secreciones nasales, principalmente. Así que como mamás es clave que les vayamos enseñando sobre todo con el ejemplo.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *