Va y viene sin preocupación.

Yo solo la empujo para darle motivación.

Una tarde más en tu compañía.

Juntas y entre risas, se nos pasa el día.

Un momento para atesorar…De esos que pasan rápido, y no nos queremos olvidar.

Que lindo es verte crecer, y aunque a veces sea difícil, ese es mi deber.

Siempre te voy a empujar. Hacia adelante o adonde quieras llegar.

Aunque cuente a la una, a las dos o a las diez.

Pueden ser mil veces, ahí voy a estar otra vez.

Y si me decís basta! Voy a frenar, bajarte de la hamaca y acompañarte adonde quieras jugar.

Simplemente por el hecho de que me lo pedís.

Porque lo único que quiero es verte feliz.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *