Hola madres,  para las que me vienen siguiendo en mis redes,  saben que el 2/09 llegó Nina a nuestras vidas a sus 38 semanas! Si bien tenia altas chances de ir a parto, infelizmente empecé con contracciones y mucho dolor en la zona de mi cesárea previa.

Hoy, ya más organizada pude hacerme un lugarcito para escribir un poco sobre esta hermosa y nueva experiencia de dejar de ser madre primeriza!

Ser mamá ya representa un cambio rotundo en nuestras vidas, y con la llegada del hermanito/a es un volver a empezar, más cancheras que cuando tuvimos a nuestro primer bebé, pero sin dejar de ser un desafío.

En mis redes ya estuve compartiendo algunas de mis reflexiones hasta el momento, pero como todo lo que escribo siempre es basado en mi experiencia, hoy puedo responder lo que muchas me estuvieron preguntando. En especial, sobre como hice y como me organicé con Oli para esos días en el sanatorio.

Para empezar les digo: ¡No esperen hasta último momento para pensar en ese tema! Básicamente porque una vez más puedo confirmarles que por más planeado que tengas tu fecha de parto, las cosas pueden cambiar y ponerte a buscar con quien se va a quedar tu hijo/a mientras salís corriendo al sanatorio, no sé que tan bueno pueda estar.

Les comparto lo  que les recomiendo tener en cuenta, que va ayudar muchísimo a que todo fluya con la llegada del new baby (acá si ayudó!).

  • Está bueno ir contándole que se viene un hermanito/a e ir preparándolo. Yo a Oli le decía que mamá iba a necesitar de su ayuda al principio de mi embarazo, y hoy lo tiene en cuenta cuando le pido que alcance un pañal o la babita.
  • Trabajo en equipo– Si vivís con tu pareja o podes contar con ayuda de alguien, es super importante. Mi marido está más pendiente de Oli pero también, está cuándo necesito descansar y ocuparse de Nina. Creo que es clave que el mayor vea eso, para que entienda que tanto papá como mamá están con y para los dos.
  • Cuando el mayor vaya al sanatorio a conocerlo, está bueno que el bebé esté en la cuna y le traiga un regalo! Nina le trajo un dinosaurio (fue lo que le pidió Oli) y después de decirme” mamá ya no tenes panza!!” le agradeció el regalito. El no recibirlos con el bebé a upa es para no generar los celos inmediatos. De hecho, yo la recibí a Oli y fuimos juntas caminando hasta la cuna y se la presentamos.
  • Hacerse el tiempo para compartir como antes. No cambiar del todo las rutinas o espacios que se compartían . Mantenerlos e ir incorporando de a poco el o la nueva integrante a ellos! Nosotras teníamos nuestra noche de chicas, ahora le digo que somos el equipo de las nenas! 🙂
  • Paciencia! Eso es algo que las madres estamos acostumbradas y desarrollamos, pero creanme que necesitamos una cuota extra con la llegada del hermanito/a!  Oli fue super dulce durante todo el embarazo y ahora con la llegada de Nina, digamos que apareció el carácter y los celos.

¿Mi conclusión? AOP-Afecto, Organización y Paciencia

De a poquito nos vamos acostumbrando, aunque a veces haya más momentos difíciles que otros, porque los celos no dejan de aparecer y hay que saber manejarlos.  Pero tranquilas, que como todo lo de la maternidad es un aprendizaje constante. Día día, y a tu medida. Digamos que con la segunda tampoco me vino el manual de instrucciones… :/

¿Algo super positivo?? Estás mucho mas canchera que antes!

¿Y vos, madre? ¿Cómo manejaste la llegada del nuevo bebé con tus hijos mayores?

3 Comentarios
  • Me encantó tu post.. tal cual me paso como vos tuvieron que hacer cesárea de vuelta porque las contracciones eran infernales en la cicatriz anterior… Es todo un desafío porque no querés robarle la atención a tu nena mayor pero el bebé nuevo demanda mucha atención y lo solucione integrandola en todo momento… ella está esta chicha con su nuevo hermanito y nosotros organizando la rutina caoticamente hermosa jajajaja

    • Acá estamos asi también!! Organizandonos! 🙂

  • Me encanta leer las experiencias de otras mamás. Me pasa que pienso en otro bebé pero a su vez me da mucho miedo lo que pueda provocar en mi hijo. No Quiero hacerlo sufrir. Es una encrucijada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *